COMIENZA EL CARNAVAL: YA SE DESENTERRÓ EL DIABLO EN JUJUY

LAS OFRENDAS A LA PACHAMAMA, LAS COMPARSAS, LAS DISTINTAS EXPRESIONES CULTURALES INICIARON EL CARNAVAL GRANDE EN LA PROVINCIA NORTEÑA.

Foto Edgardo Valera
(Foto Edgardo Valera)

Comparsas y agrupaciones jujeñas celebraron este sábado con total algarabía el desentierro del Carnaval, una fiesta muy arraigada y popular en la provincia, donde el Pujllay comandó los festejos multitudinarios tras despertar de su larga siesta.

El baile, el canto, las ofrendas a la Pachamama y otras expresiones culturales que reivindican este gran festejo ancestral formaron parte de la apertura del Carnaval Grande en Jujuy y las comparsas, obviamente, fueron los ejes centrales de las celebraciones que se registraron a lo ancho y largo del territorio provincial.

El lanzamiento del carnaval llenó de público los lugares más característicos de la quebrada como Humahuaca, Tilcara, Uquía, Purmamarca y Maimará, donde alrededor de cada mojón se congregaron los simpatizantes para compartir la fiesta que se inicia hoy y se extiende por nueve días.

En la localidad de Uquía, a 12 kilómetros de Humahuaca, la gente se concentró desde las 16 para realizar la chaya del mojón, acompañado de un conjunto de anateros (la anata es un instrumento muy ligado a los carnavales del norte argentino), junto a otros músicos y bandas que hicieron la previa al desentierro del diablo.

Cerveza, vino, chicha, talco, espuma, papel picado, serpentina, vino blanco y tinto, todo esto y mucho más, cayeron en forma de bendición sobre el mojón y los que lo rodean, bombos y trompetas sonaron con fuerza, para desatar la locura.

Foto Edgardo Valera
(Foto Edgardo Valera)

“El mojón siempre se chaya en carnaval, más que nada con bebidas alcohólicas, y se pide a la Madre Tierra pasar un buen carnaval los nueve días con diversión y que no pase nada”, relató a Télam Marina Flores, integrante de Los Corazones de Puya Puya de Uquía, una de las comparsas más antiguas de la zona.

Con sus rostros cubiertos de talco, serpentinas y papel picado, los protagonistas festejaron el carnaval y se encolumnaron detrás de la bandera de la comparsa con la que luego salieron bailando por las calles del pueblo.

En Uquía, se realizó la bajada de los diablos por una ladera del cerro Blanco, en donde los Corazones de Puya Puya participan con sus disfrazados que son aguardados con ansias por sus simpatizantes para continuar la fiesta.

Ataviados y enmascarados en sus coloridos trajes espejados, los diablos del Carnaval son ovacionados y adorados por la multitud. Aunque en su mayoría son grandes, también hay diablitos chicos y mediano

Foto Edgardo Valera
(Foto Edgardo Valera)

“Antes que los diablos bajen ya se cierra la apacheta, se continúa con entrega de banderas y todo el baile sigue hasta el anochecer”, agregó Flores.

Las comparsas y agrupaciones son las encargadas de organizar sus festejos y este año por la pandemia del coronavirus recomiendan el uso del barbijo y que cada participante tome de su propio vaso y no comparta.

Cerca de allí, la comparsa Juventud Alegre de Humahuaca realizó el desentierro en el marco del centenario de su creación.

“La juventud alegre es como dicen sus estrofas la comparsa del pueblo !! Pero sobre todas sus cosas es grande por sus disfrazados, por sus diablos, pepinos, murgas, diablas… Ellos son su esencia!”, expresó la entidad en una publicación por Facebook.

FUENTE: TÉLAM

Compartí esta nota en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.